General

TODOS SOMOS CONFIABLES (A menos que nuestro sistema demuestre lo contrario)

11 / 100

Existe un casi consenso general respecto a que hay una suerte de “crisis moral” o de valores que azota la sociedad… tal vez no sea para tanto, pero lo cierto es que nada es “como antes”, y consideremos que esto puede variar según la edad de quien lo diga. Todo cambia, y parece hacerlo al mismo ritmo vertiginoso que lleva la “Revolución 4.0” en la que estamos inmersos. En el fondo es el mismo viejo tema: Crisis es igual a cambio, y todo sigue adelante.

En este resbaloso contexto, las empresas hacen malabares para elegir no solo a los mejores, sino también a los más honestos, que es tanto o más importante. Y para ello son necesarias las pruebas de confiabilidad, verdaderos desafíos para todos: para las empresas, porque deben optimizar los medios para que el resultado de las pruebas (cualquiera sea que se elija) sea el mejor; y para los candidatos y candidatas a seleccionar, porque deben demostrar su valía no solo técnica sino también ética.

Qué pruebas hay

Son varias las posibles; entre las más usuales están:

§ Verificación de antecedentes y estados financieros: para ver si el nivel de vida del aspirante coincide con sus ingresos. Permite a las empresas conocer sobre el estado legal y jurídico de alguien.

§ Referenciación: Es la búsqueda de referencias del empleado o candidato a serlo, para que con esa información se puedan conocer mejor sus competencias profesionales y personales.

§ La visita domiciliaria: Esta opción es para conocer más al postulante o empleado en función de su entorno social y familiar. Esto permitirá interiorizarse sobre su estilo de vida y compararlo con la verificación hecha o por hacer de sus estados financieros.

§ Pruebas psicológicas: Tienen la función de colocar al candidato o al ya empleado en una situación imaginaria en la que predomine la falta de ética, para conocer su reacción y así saber cómo se comportaría en distintos contextos. Estas pruebas tienen varios niveles, ajustables a los requerimientos de cada empresa, para llegar a contar con información indubitable (o casi) sobre el postulante.

§ Pruebas de variación fisiológicas: Aquí se engloban las pruebas con el viejo e invasivo Polígrafo (mal llamado “Detector de mentiras”) hasta las caligráficas o las que emplean inteligencia artificial para medir reacciones faciales.

Son destacables aquellas que registran las variaciones vocales, o análisis de voz por capas, que delatan hasta las más ínfimas variaciones vocales ante determinados planteos, de una forma que el hablante no puede controlar, y así se elimina la posibilidad de que finja.

¿Pero cuál es la real utilidad de estas pruebas?

·        Los secretos profesionales estarán mejor protegidos.

·        Disminuirá la rotación de personal, porque conoceremos mejor a cada uno y por eso será más fácil darle las tareas en las que sea más competente.

·        Estaremos previendo delitos e infracciones reglamentarias.

·        Permite detectar más rápido y mejor las tendencias a delinquir o directamente los hechos dolosos en el pasado reciente de los individuos.

·        Evitan la fuga de recursos; la gente más confiable y de solidos principios no es dada a los robos en su lugar de trabajo.

·        Optimiza los métodos de contratación; es lo que te permitirá contratar a los mejores en todo aspecto.

En resumen, la confianza es uno de los valores más importantes en las relaciones humanas, porque las forja y consolida entre las personas, tanto para organizaciones como para familias, amigos y parejas. En el trabajo, es la materia prima para generar vínculos efectivos y afectivos entre empleados, líderes y directivos. Su mantenimiento e incremento en el tiempo es la medida de la profesionalidad de los colaboradores. 

Se trata entonces de elegir entre los tipos de pruebas de confianza posibles, optando por la que mejor se adapte a nuestra organización, para alinear a todos los miembros con las declamadas “misión, visión y valores” que hemos manifestado por escrito.

Avatar de ROBERTO PEREZ

Author

ROBERTO PEREZ

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesito ayuda?